Type what you are searching for:

10 motivos para aplicarte una mascarilla facial

10 motivos para utilizar mascarilla facial

10 motivos para aplicarte una mascarilla facial

Llega el verano y tu piel tiene que hacer frente a las altas temperaturas y el exceso de contaminación por la falta de lluvia. Si te está costando mantener el equilibrio de tu piel con tanto calor, puede que necesites recurrir a una buena mascarilla facial. ¿Sabes por qué?

Las mascarillas faciales llevan años formando parte de la rutina de belleza. Últimamente, están ganando aún más fama gracias a ingredientes innovadores que convierten la mascarilla en el producto idóneo para mantener la salud de tu piel, incluso en climas extremos.

¿Por qué necesitas usar mascarilla facial?

Te damos 10 razones para que entiendas por qué necesitas incluir mascarillas faciales en tu rutina de belleza. ¡Sigue leyendo!

1.Combatir las impurezas del ambiente

Sobre todo, en verano la piel acumula fácilmente las impurezas. Aplicarte una mascarilla puede ayudar a tu piel a extraer todas esas impurezas, y limpia en mayor profundidad que otros productos.

2.Olvidar los poros obstruidos

Otra consecuencia de las impurezas del ambiente: nuestros poros se obstruyen con más facilidad, y esto puede ser una pesadilla si tiendes a tener granitos y espinillas. Existen mascarillas formuladas como tratamiento para prevenir el acné.

3.Reparar la piel alterada

En esta época del año, tu piel se altera constantemente: del sofocante ambiente de la calle, pasas al frío del aire acondicionado. Y en los ratos libres, igual tu piel se ve afectada por el cloro de la piscina. Así, la mascarilla facial ayuda a purificar y restaurar el equilibrio de tu piel.

4.Contener los niveles de fatiga y estrés

Todos sentimos el cansancio cuando el calor es agobiante, y la falta de sueño solo empeora el humor. La mascarilla facial refresca la piel. Además, al ser aplicada mediante suaves masajes, te regala un agradable momento de relax para aliviar el estrés.

5.Recuperar la falta de humedad

Todo el organismo necesita mantener un nivel adecuado de agua, pero a menudo la piel es lo primero que experimenta la falta de hidratación. Para evitar la descamación, es aconsejable recurrir a una buena mascarilla hidratante; capaz de restaurar los niveles de humedad que necesita la dermis.

6.Tratar la sequedad de la piel

Una piel seca es la prueba de que le faltan nutrientes, que también se pueden aportar con una mascarilla facial. Estos son indispensables para reforzar la barrera natural de la piel, y mantener la elasticidad o su capacidad de regeneración.

7.Proteger de agresiones externas

Al igual que refuerza la piel para evitar su sequedad, la mascarilla contribuye a que la piel esté más protegida frente a las agresiones externas. Una piel más cuidada y sana apenas experimentará los radicales libres.

  1. Piel más vulnerable que requiere mejores cuidados

Lo mejor de la mascarilla es su capacidad para potenciar la efectividad de otros productos. De esta forma, es un complemento estupendo para la salud de tu rostro.

  1. Mayor riesgo de fotoenvejecimiento

En esta época te expones más de lo habitual al sol con tal de conseguir un bronceado perfecto. Para que puedas tomar el sol sin miedo al fotoenvejecimiento, a día de hoy existen mascarillas con activos específicos (por ejemplo, a base de colágeno) para mejorar la elasticidad de la piel y prevenir arrugas.

  1. Conseguir una piel radiante

Con todo lo anterior, no es de extrañar que puedas mostrar un aspecto cansado y apagado. La mascarilla facial también es tu solución si quieres un rostro radiante, porque energizan la piel en poco tiempo.

 

¿Usas mascarillas facial en tu rutina?

Deja tu comentario, ¡en el Club de las Testadoras siempre queremos tu opinión!

No existen comentarios
Deja tu comentario