Type what you are searching for:
Síguenos  

6 trucos para conseguir que el maquillaje parezca una segunda piel

conseguir que el maquillaje parezca una segunda piel

6 trucos para conseguir que el maquillaje parezca una segunda piel

¿Qué te gusta escuchar cuando te has maquillado? “¡Tu maquillaje está genial!” o “¡Tienes una piel perfecta!” Encontrar los productos adecuados para tu piel es el primer paso. Luego toca hacer magia y conseguir que la base, el colorete y todo lo demás parezcan naturales. Aquí te contamos el secreto para conseguir que el maquillaje parezca una segunda piel.

¡Sigue leyendo!

1. Crear una base brillante

A todos nos gusta una piel limpia e hidratada, pero el maquillaje a veces apaga la dermis.

Para realzar el brillo natural de tu piel, antes del maquillaje aporta a tu piel su dosis de crema hidratante. Sigue con un masaje facial para activar la circulación sanguínea y mejorar el tono de tu piel.

Recuerda que la crema facial debe ser adecuada a tu piel. Este gesto, justo antes del maquillaje principal, ayudará a potenciar un tono natural.

2. Prebase donde sea necesario

¿Prebase o no prebase? Esta es una pregunta muy común a la hora de maquillarte pensando en que te dure muchas horas. Ante todo, lo normal es evitar la prebase a menos que vayan a ser muchas horas, o necesites cubrir poros o granitos.

Así, si vas a necesitar prebase, recuerda: aplicada correctamente, una base de maquillaje puede durarte todo el día.

Sobre todo te recomendamos que primero utilices una prebase anti-brillo en las zonas que más destacan con la luz. Frente, línea del cabello, nariz y alrededor de la boca.

Luego incorpora una base iluminadora en la zona alta de los pómulos. Aplica ambas con la punta de los dedos.

3. Aplicar del centro hacia fuera

A la hora de aplicarte bases o iluminadores es necesario seguir un movimiento. No basta con echar producto y extender sin dirección.

Dicho esto, comienza en el centro de la cara y ve extendiendo, lentamente, a lo alto de las mejillas y hacia el exterior del rostro. Otra zona esencial a cubrir es el área alrededor de los labios.

Un tip para potenciar el tono natural: evita el puente de la nariz y las fosas nasales. Esta zona suele mostrar más sequedad, y a veces el pigmento queda mal adherido.

4. No pintes, difumina

Da igual qué herramienta utilices para aplicarte el maquillaje. Sea esponja, brocha o dedos, no es cuestión de “pintar” tu piel.

Dosifica la aplicación del producto y ve difuminándolo sobre la piel. De esta manera crearás una mayor cobertura. Si usas una brocha, evita las rayas. En caso de que optes por los dedos o una esponja, es mejor que extiendas mediante toques.

5. Iluminador en las zonas que resaltan al sol

Bajo el sol, el rostro se ilumina de forma natural en determinados puntos. Sin embargo, el maquillaje no deja pasar la luz, y estos puntos se apagan. Lo que elimina el “efecto natural”.

Para evitarlo, hay que aplicar iluminador en estas zonas altas. Es decir, las zonas que suelen captar la luz natural son: los pómulos, las sienes y la línea superior del labio (el arco de Cupido).

No utilices iluminadores en polvo, pues el efecto mate que dejan es poco realista. Recurre mejor a iluminadores líquidos o en bálsamo.

6. Seca y fija

El toque final de muchos expertos. En primer lugar, absorben el exceso de aceite del rostro con un poco de papel. Luego, recurren a polvos fijadores de maquillaje.

Este último ayuda a fijar el maquillaje y evitar un exceso de brillo. Puedes aplicarlo, muy superficialmente, con un pincel sobre las áreas más brillantes.

El resultado tiene que dejar un ligero brillo al rostro y un tono uniforme. La apariencia de segunda piel.

¿Quieres más consejos de belleza? Visita Nuestro Blog.

No existen comentarios
Deja tu comentario